Pere Serret Besa.-

Yo considero que la soledad, bajo mi  punto de vista, sí es positiva, no obstante  mayoritariamente  opinan que de todos es sabido que es una experiencia etiquetada como negativa la mayoría de las veces. Incluso constituye uno de nuestros primeros miedos a lo largo de nuestras vidas. Pero más allá de esta connotación negativa que se le ha dado, existe esa pequeña dosis de soledad necesaria para nuestro propio crecimiento y desarrollo.

La soledad, por lo tanto, implica la falta de contacto con otras personas. Se trata de un sentimiento o estado subjetivo, ya que existen distintos grados o matices de soledad que pueden ser percibidos de distintas formas según la persona. Jiddu Krishnamurti, (conocido escritor de La India), exclamó en cierta ocasión: “Es hermoso estar solo. Estar solo no significa ser solitario. Significa  que la mente no está influenciada y contaminada por la sociedad”. En principio la soledad absoluta no existe. Siempre hay alguna persona con quien se mantiene una cierta cercanía, ya sea física o emocional. Por otra parte,   en  determinados  periodos es valorada por muchas personas e, incluso, hay quienes la consideran como imprescindible para descansar o concentrarse.  De todos es sabido que los monjes de ciertas congregaciones deciden vivir en soledad como una forma de conectarse con su mundo interior (espiritual). Incluso hay grupos de monjes que, pese a vivir en comunidad, no mantienen ni siquiera conversaciones entre sí.

Al estar solos nos permitimos alejarnos del mundo exterior, es así que empezamos a pensar por nosotros mismos, nos cuestionamos cosas, y encontramos las respuestas a nuestras más profundas preguntas, y esto a veces es difícil, ya que descubrimos que estábamos equivocados en muchos aspectos de nuestra vida, sobre todo en nuestra idea de quien somos realmente. Empezamos así a escuchar nuestra propia alma, y encontramos lo que estábamos buscando, nos encontramos a nosotros mismos.

Aislamiento y Soledad. Son definidos como fenómenos asociados a la calidad de las relaciones interpersonales. Aislamiento es la situación objetiva, transitoria y no penosa en que la persona se encuentra real y vivencialmente sola y por soledad entendemos el sentimiento prologando, desagradable, involuntario de no estar relacionado significativamente o de manera próxima con alguien. Vivimos en un mundo en dónde la soledad es algo a lo que hay que temerle, es por eso, que a veces nos perdemos, nos confundimos, olvidándonos quienes somos. Pero la soledad no debería ser algo a lo que debemos temer, sino todo lo contrario.  Es importante darnos un espacio para preguntarnos cómo estamos, y escuchar nuestro interior, ya que así aprenderemos a disfrutar de nosotros mismos cuando estamos solos.  Orson Welles (Gran actor y director estadounidense), pronunció esta frase: “Nacemos solos, vivimos solos, morimos solos. Sólo a través de nuestro amor y amistad podemos crear la ilusión por el momento que no estamos solos”

Deixa una resposta

La seva adreça de correu electrònica no es publicarà.