Pere Serret Besa.-

 

Empezaré hablando  en plural por qué se trata de un tema que habrá muchas personas, en las que me incluyo yo, que algunas veces nos hemos sentido culpables por una u otra razón en nuestras vidas.

¿Te machacas y te sientes culpable por algo que hiciste?. ¿Te refrendas una y otra vez lo que has hecho mal?. ¿Te recuerdas todo el tiempo lo que deberías ser y no eres?.  Estas preguntas puede que  en el pensamiento, de alguno de nosotros  se enjuicien con ello, algunas veces.   Los motivos por los que uno se siente culpable pueden venir causados por diferentes motivos; pongamos algunos de los ejemplos: Porque te has saltado tus normas o porque tu comportamiento nos se ha ajustado a tus valores o bien porque te has saltado las reglas de otros, etc. etc. Lo que ocurre es que a veces nos cuesta diferenciar  lo que los demás nos han dicho que está bien con lo que nosotros creemos que está bien, y nos volvemos estrictos, rígidos e inflexibles con nosotros mismos. Si tu caso es parecido, acepta que tienes derecho a elegir tu camino, que tienes derecho a elegir tus creencias y que tienes injertado a sentirte culpable por dejar de actuar conforme a las políticas de otros.

La vida es movimiento. Mientras caminamos, la Tierra gira, la luz pasa sobre nosotros a una velocidad que aún nada ha podido superar y todo nuestro universo se está expandiendo cada vez más. Pero es inevitable, existen momentos en lo que nos sentimos  completamente atascados, (hablo por experiencia porque esto me ha pasado a mí), perdidos y queremos gritar como unos verdaderos desquiciados. Mi pregunta es ¿Por qué nos pasa esto?. El resultado de esta insatisfacción deriva del hecho de que consideramos haber perdido nuestro tiempo, y a veces se nos hace difícil recuperar el tiempo perdido. Sobre la culpa se han hecho películas, cuentos, poesías y canciones…cuando hablamos de ella, mayoritariamente nos sentimos identificados. Pero, ¿qué es en realidad la Culpa? ¿Cómo la definiríamos?. Según Arancha Merino, en su libro “Haz que cada mañana salga el sol”. La culpa es una rabia reprimida, que al no liberarla correctamente contra aquello que es injusto, se vuelve contra nosotros mismos y nos hace sentirnos tristes y deprimidos. Es decir, reaccionamos con tristeza ante una injusticia, una mentira o un engaño, en lugar de expresarlo a través de la rabia, única emoción que nos lleva a la acción y a reparar las injusticias.”

La culpa es un sentimiento que  induce al remordimiento por alguna ofensa o equivocación, ya sean realizadas estas consciente o inconscientemente, es la parte de la conciencia humana que nos enfrenta y nos condena por acciones o por pensamientos, nos informa de las consecuencias adecuadas o inadecuadas de nuestros actos, es un claro indicador que nos dice que hay una manera correcta e incorrecta de hacer las cosas.

Y para terminar haré referencia a un proverbio árabe que dice: “La primera vez que me engañes será culpa tuya, la segunda vez, la culpa será mía”

Deixa una resposta

La seva adreça de correu electrònica no es publicarà.