Pere Serret Besa.-

 

 

Irremediablemente, cumplir años causa pavor mayoritariamente en algunas personas. El cumplir años, no necesariamente hace a una persona vieja. Más bien es el mejor ejemplo de una excelente salud. Cumplir años es inherente a estar vivo, pero cuanto más joven te sientas, más vivirás. Es una afirmación resultado de un estudio realizado por una psicóloga del Instituto de Investigación Social de la Universidad de Michigan, junto a otros colegas acerca del envejecimiento a 516 personas de más de 70 años de diferentes sexos.

Cada cumpleaños nos obliga a afrontar una realidad cronológica que no se desea. Se van cumpliendo etapas en nuestra vida que hay que aceptarlas. El miedo a cumplir años hace que los cumpleaños sean incómodos y a veces hasta traumáticos porque nos obliga a afrontar la edad cronológica alejando la ilusión de sentirnos sempiternos, (perdurables). Todo el mundo quiere llegar a viejos, pero nadie quiero serlo expresó una vez Martin Held (Actor alemán).  Nadie quiere envejecer, y lo cierto es que, según algunos estudios, sentirse joven hace que se viva más sano.  Lo que pasa con las edades, en el siglo XIII se era viejo a los treinta años; también a principios del siglo XX, a los cuarenta años se era mayor.  Pero, a partir del aumento acelerado de la esperanza de vida, el concepto de anciano casi ha desaparecido del vocabulario popular. Posiblemente nadie se definiría con éste  término.

Las investigadoras concluyeron que “sentirse joven está relacionado con una mejor salud y mayor longevidad”. Incrementa el optimismo y la motivación para superar obstáculos, reduce el estrés y mejora el sistema inmunitario, lo que subyuga el riesgo de enfermedades. Santiago Ramón y Cajal, (Premio Nobel de Medicina), manifestó. “Lo más trise de la vejez es carecer de mañana”.

Inevitablemente el cuerpo va cambiando, las expectativas y las metas se van modificando, vemos el pasado con nostalgia y el futuro, que siempre es incierto, nos asusta cada día más.  Es por esto, que muchas personas ven la fecha de cumpleaños como una amenaza en el calendario transformándose en una instancia desagradable. Tenemos que ser conscientes  que el tiempo va pasando y debemos aprender  que cada año nos brindó cosas nuevas que nos permitió crecer como personas e individuos. Existe un refrán que  dice: “El joven conoce las reglas, pero el viejo las excepciones”. Reconcíliate contigo mismo para celebrar que todavía existes en este mundo. Si empiezas a quererte tu mismo, recibirás de mejor forma los afectos del resto. No te lamentes de envejecer, es un privilegio, un arte, un regalo. Sumar canas, arrancar hojas en el calendario y cumplir años debería ser siempre un motivo de alegría, de agrado por la vida y por  lo que estar aquí supone.

Y es que vivir tiene la peculiaridad de que va de la mano del tiempo, que hace que en nuestro rostro aparezcan arrugas y que de vez en cuando tengamos achaques. Pero todo esto es el reflejo de la vida, algo de lo que nos podemos sentir muy orgullosos. Graham Greene (Escritor británico), pronunció en cierta ocasión esta frase: “En el fondo de nosotros mismos, siempre tenemos la misma edad”.

Deixa una resposta

La seva adreça de correu electrònica no es publicarà.