Toni Yus Piazuelo.-

 

Con este titular no se trata de ir contra España ni romper con ésta como país (defender un país no equivale a defender a un gobierno o un proyecto político), sino de hablar de la España que no queremos, representada actualmente por gobiernos de turno con los cuales se alinean otros sujetos haciendo de comparses bajo varios disfraces, comparten la misma errónea orientación en su proyecto de España repitiendo el discurso de la clase dominante, en su mayoría basada no en la Razón y un verdadero amor a la Patria y sus pueblos, sino en actitudes cerriles, intransigentes, prepotentes, rancias y fanáticas, ahora disfrazadas de libertad y democracia, aunque el pasado colonial y actos actuales de Francia, Bélgica, Turquía,, Gran Bretaña, Israel o los EEUU no son mejores que los españoles.

Pero en estos días que afloran banderas ‘esteladas’ y ‘rojigualdas’ y las vistas cada 12 de Octubre no ya sólo por el día de la Hispanidad, sino ya por el conflicto entre Catalunya y España, es oportuno preguntarnos si se han resuelto o tan solo eclipsado los problemas sociales reales de la ciudadanía: si ya no hay desahucios; si funciona bien la educación y salud públicas; si los salarios han subido a niveles dignos; si ha bajado el paro o hemos llegado al pleno (o casi pleno) empleo en Catalunya y España; si los talentos ya no emigran; o el cambio climático se ha detenido; si la agricultura y payesía ya no son esclavizadas por intermediarios; si ha desaparecido la especulación Inmobiliaria; se ha acabado la corrupción política; la gente mayor ya tiene pensiones dignas; si ha desaparecido la inseguridad y la inmigración masiva; si ha llegado la igualdad real entre hombre y mujer y para la gente discapacitada; si ha desaparecido el maltrato animal, etc. Si hay alguna diferencia entre las actuaciones de un bando y otro (respecto a actuaciones policiales, los recortes salariales, sociales o frente al vandalismo) enmarcados en el mismo

sistema social y económico en nombre de banderas solo usadas y defendidas a conveniencia para distraer a la gente de la incompetencia y corrupción.

Si resulta evidente que ante decisiones desde las élites dirigentes con mucho dinero detrás mucha gente sale mayoritariamente a la calle no es así en relación a los problemas reales. O preguntarnos dónde estaban muchos de los llamados ‘patriotas españoles’ o de las ‘esteladas’ cuando la UE bajo el IV Reich alemán de Angela Merkel se violaba nuestra soberanía nacional mediante recortes sociales; donde estaban cuando los deshaucios de personas; para reclamar mejoras sociales, trabajo digno, pensiones dignas, defender la Naturaleza (equivalente al patriotismo), contra la evasión fiscal fuera de España, contra la fuga de nuestras empresas y contra la desindustrialización de nuestro país, o para denunciar guerras imperialistas arrodillando a España ante los EEUU, la OTAN, la UE, el FMI, el Banco Mundial, etc. mientras solo salían a la calle con banderas cuando gana la selección española de futbol. En medio de las pugnas capitalistas de ambos bloques de dominación burguesa (nacional y perifèrica) hay ahora un enfrentamiento estéril entre pueblos, cuyas actitudes de unos y otros no ayudan al entendimiento mientras cierta clase política entre burlas ocultas nos usa como marionetas.

Y es que frente a los sectores abanderados de la injusticia social y la venta de nuestra soberanía nacional, hay que oponer aquello que representa lo mejor de nuestro país, ideas avanzadas como base en que se deberá apoyar un bloque patriótico y social por un proyecto diferente para Catalunya y toda España, y quizá los recientes hechos en Catalunya sean la semilla de una España nueva. Frente a un día de la Hispanidad disfrazada de patriota que vende nuestra soberanía nacional, un día de la Hispanidad alternativa, romàntica y de cultura, y entre el Día de la Resistencia de los Pueblos Indígenas defendido por ciertos sectores, un Día de la Resistencia Española y europea frente las imposiciones foráneas. Porque cada semilla contiene la promesa de una flor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deixa una resposta

La seva adreça de correu electrònica no es publicarà.